viernes, 26 de julio de 2013

Fiódor Dostoyevsky: "Cree hasta el final"

"Echa sobre el SEÑOR tu carga,
y El te sustentará; 
"
(Salmos 55:22)






Fiódor Dostoyevski (1821 - 1881) fue un importante escritor ruso cuya obra literaria, situada en la Rusia del siglo XIX, explora el pensamiento humano en relación al ambiente político, los problemas sociales y la visión espiritual del ser. 

Comenzó a escribir cuando tenía 20 años y en 1846, a la edad de 25, publicó su primera novela. Sus libros más conocidos incluyen "Crimen y castigo" (1866), "El idiota" (1869), y "Los hermanos Karamazov" (1880), los cuales hacen crítica a la pérdida de valores, enfatizan el libre albedrío del hombre, y presentan la visión del renacimiento espiritual a través del sufrimiento existencial, algo que él mismo presenció en vida

Fiódor es reconocido internacionalmente como uno de los literatos más prominentes e influyentes de la historia. En total, este escritor ruso produjo cerca de 11 novelas largas, 3 novelas breves, y 17 cortas, además de numerosos ensayos y otros escritos periodísticos. Sus libros han sido traducidos a más de 170 idiomas, y se han vendido alrededor de 15 millones de copias en todo el mundo. Albert Einstein dijo de él: "Dostoevsky me da más que cualquier científico, más que Gauss" y lo llamó "un gran escritor religioso" que explora "el misterio de la existencia espiritual" (Vucinich: 2011:181).

Aunque sus novelas iniciales hacen crítica social incluso de algunos círculos religiosos, las opiniones de Dostoievski acerca de Dios y el cristianismo dieron un giro después de su proceso de conversión al cristianismo. Mientras las dudas y argumentos en contra y a favor de la existencia de Dios son explorados en un debate entre los personajes de sus libros, sus creencias definitivas fueron plasmadas a lo largo de su carrera, tanto en sus obras ficticias, como en sus trabajos no-ficticios y biográficos, los cuáles evidencian una profunda devoción por el Dios cristiano y una creencia inamovible en Jesucristo. Por esto, Dostoyevsky es considerado uno de las máximas figuras del existencialismo cristiano.


La relación de Dostoievski con Dios

Fiódor creció en un hogar ortodoxo; tal como lo dio a conocer en estas palabras:
"Desciendo de una familia rusa piadosa... en nuestra familia, habíamos conocido el Evangelio casi desde nuestra niñez... las visitas al Kremlin y a las catedrales de Moscú siempre fueron eventos solemnes para mí" (Dostoyevsky, 2011:77).
Entre sus más preciados recuerdos de la infancia se encontraban también las oraciones que solía recitar delante de los invitados y una lectura del Libro de Job que lo impresionó a pesar de aun era un niño. Este mismo libro se convertiría en su libro favorito de la Biblia (cit. en Mochulsky, 1971:33)

No obstante, en su juventud, Fyodor apostó por la labor militar, sin importar la epilepsia de la cual sufría. Interesado en la literatura, el joven comenzó a leer los escritos de anarquistas y socialistas franceses como Vissarion Belinsky, Charles Fourier, Pierre-Joseph Proudhon y Henri de Saint-Simon. A sus 20's, el ruso ya había enfocado su carrera hacia las letras y estaba trabajando en múltiples escritos. 


En su juventud, Fyodor fue influido por ideas agnostiscistas y revolucionarias que posteriormente lo llevaron a involucrarse en un grupo conocido como los "Socialistas Utópicos Rusos", que eran influenciados por Belinsky. El consorcio sacudió la tradición familiar de Dostoievski, ya que su mentor, un ateo aferrado, pensaba que "como socialista, tenía que destruir el cristianismo en el primer lugar... [pues]  la revolución debía comenzar necesariamente con el ateísmo." [2]  

Hacia 1847, Dostoievski se separaría del grupo para unirse al "Círculo Petrashevsky", otro club que leía en secreto literatura de Charles Fourier y otros escritos que habían sido prohibidos por el régimen zarista por considerados un peligro para el gobierno del Zar. Entre los miembros se encontraban inscritos socialistas cristianos como A. N. Pleshcheyev y D. Akhsharumov, sin embargo, en esa época también se propagó la influencia de ateos ateos como Herzen, Botkin y Bakunin que buscaban una revolución con una visión materialista de la filosofía de Hegel.

En abril de 1849, Dostoievski fue arrestado junto con otros 27 miembros del grupo, bajo el cargo de leer y difundir literatura revolucionaria, y "atentar contra el Estado". A Fiódor se le acusó de haberse implicado en "la circulación de una carta privada llena de expresiones insolentes contra la Iglesia Ortodoxa", lo cual era meramente un pretexto del goierno para mitigar la subversión política. Se le dio una sentencia de ocho años en prisión y al igual que su futuro compatriota, Aleksandr Solhenityzin, sería obligado a realizar trabajos forzados en los confines de una fortaleza en Siberia, conocida por albergar a los peores convictos de toda Rusia. 

En diciembre de ese mismo año se leyó una sentencia de muerte y se hizo un simulacro de ejecución en el que se estableció que Dostoyevsky muriera:
"Hoy, 22 de diciembre, nos llevaron a la plaza de armas Semiónovskaya. Allí, nos leyeron a todos la sentencia de muerte, nos permitieron besar la cruz, rompieron las espadas sobre nuestras cabezas y se arregló nuestra higiene final (con camisas blancas). 
Después, tres de los nuestros fueron amarrados al poste para llevar a cabo la ejecución. Se nos convocaba de tres en tres; por tanto, yo estaba en el segundo grupo y no me quedaba mas de un minuto de vida...
Finalmente se oyó el toque de retirada. Los que habíamos estado amarrados al poste fuimos devueltos a su lugar y nos comunicaron a todos que su Majestad Imperial nos concedía la vida" (Dostoevsky, cit. en Mochulsky, 1971:33)
Meses después de este escena, Dostoievski experimentó una Navidad en la que el pueblo cristiano de Rusia enviaba alimentos a la cárcel como un acto de caridad, lo cuál le impresionó al hombre, quien narró lo que vio cuando iba con otros presidiarios caminando por las calles de Omsk en cuadrillas de trabajo, y describió cómo les eran enviadas limosnasDostoievski experimentó una caridad especial cuando una niña de unos diez años se acercó a él y puso en su mano una moneda, diciendo «Toma este Kopeck en nombre de Cristo» (Ayllón, 2009:48). El novelista atesoró estos y otros momentos durante algunos años. 

Más tarde, sin embargo, una mujeres que eran esposas de hombres que habían participado en la Revuelta decembrista. Durante su estancia Tolbolsk, una mujer de apellido Fonvizina, conforme al mandamiento de Jesús, había visitado al preso en la cárcel y junto a otras dos mujeres, Muravyeva y Annenkova, habían regalado un Nuevo Testamento para recordarle a Fiódor que Dios tenía planes mayores para él; planes "de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza" (Jeremías 29:11). 

A excepción de algunas veces en las que fue enviado al hospital militar y pudo encontrarse con fragmentos de periódicos y novelas de Charles Dickensla historia de los Evangelios, la crucifixión y los hechos de los Apóstoles fue de lo único que el escritor leería durante su estancia en la cárcel (D. Kennedy, 2005:134). En su Diario de un Escritor, Fyodor comentaba al respecto:
"Vimos a estas sublimes víctimas que voluntariamente habían seguido a sus esposos a Siberia. Lo dejaron todo: la posición, la riqueza, los lazos familiares, sacrificando todo por el deber moral más alto; un deber que nadie podría obligarlas a hacerlo sino solo ellas mismas. Completamente incocentes, durante veinticinco años ellas indagaron en todo lo que sus esposos habían sido condenados. La reunión duró una hora. Ellas nos bendijeron al entrar a una nueva vida, hicieron la señal de la cruz y nos dieron un Nuevo Testamento -- el único libro permitido en la prisión. Lo tuve bajo mi almohada durante los cuatro años de mi servicio penal. Lo leía a veces, y se lo leía a otros. Usando el Nuevo Testamento enseñé a leer a un presidiario" (Cit. en Frank, 2009:187).
Después de que se acortara la sentencia de Fiódor a cuatro años, finalmente fue liberado el 14 de febrero de 1854. En marzo de ese mismo año, Dostoyevsky escribió una famosa carta a Madame Natalya. D. Fonvizina, la mujer que le había dado el Nuevo Testamento.[3] 

En la carta, Dostoyevsky se analizaba a sí mismo en retrospectiva, y sus creencias parecían encontrarse en una encrucijada, demostrando tanto un toque de incredulidad, como una inamovible creencia en la figura de Jesucristo, muy a su estilo, escribiendo:
"He escuchado de mucha gente que usted es muy religiosa, N. D. No porque usted es religiosa, sino porque yo mismo he experimentado y sentido esto profundamente, le diré que hay momentos en los que uno tiene sed de la fe como si fuera una "hierba seca", y la encuentra precisamente porque la verdad brilla en el infortunio. Le diré, respecto a mí, que soy hijo de ésta era, un hijo de la falta de fe y de la duda hasta ahora e incluso   sé   que lo seré hasta que se cierre mi tumba. 
¡Qué terribles tormentos me ha costado tener esta sed de creer y aun me cuesta!... Convertirdos más fuertes en mi alma, cada vez que hay en mí razonamientos contrarios, y sin embargo, Dios me da a veces momentos en los que estoy completamente en paz; en tales momentos, yo amo, y creo que soy amado, y en tales momentos construyo mi credo de fe en el cuál todo está santo y claro para mí. 
Este credo es muy simple; es este: Creo que no hay nada más santo, más profundo, más empático, más racional, más valiente, y más perfecto que Cristo, y no sólo no hay nada, sino que me digo a mí mismo con un amor celoso que jamás podría haber algún otro. Es más, si alguno pudiera probarme que Cristo está fuera de la verdad, y si la verdad realmente excluyera a Cristo, preferiría quedarme con Cristo y no con la verdad.” 
[En su carta a Mme. N. D. Fonvisin (1854), publicada en Letters of Fyodor Michailovitch Dostoevsky to his Family and Friends (1914), traducida por Ethel Golburn Mayne, Carta XXI, p. 71; también citado en Jones 2005, p. 6., y en Konstantin Mochulʹskiĭ (1967), Dostoevsky: His Life and Works, p. 152; y en Louis Breger, Dostoevsky: The Author As Psychoanalyst, New York University Press, p. 147, y en Dostoevsky: His Life and Works


Jesucristo mismo había dicho: "Yo soy la Verdad" (Juan 14:6) y el interés del escritor ruso en la figura de Cristo resurgía tan intensamente a tal grado de que estudiaba y leía al Salvador con diligencia. La labor evangelística de Fonvizina había logrado plantar un mensaje que le había regresado esperanza a Dostoyevski, y eventualmente, se había cultivado una convicción espiritual que el escritor ruso demostraría a lo largo de su carrera, a pesar del entorno tan hostil en que se había dado.

Después de haber regresado de Kazajistán, Dostoievski se erigió como un escritor ya convencido de la veracidad de doctrina de Cristo, pero aun con dudas existenciales sobre la religiónDe acuerdo a Jones (2005), Dostoievski comenzó a leer regularmente los Evangelios y a hacerse de una creencia "predicaba una versión sentimental del cristianismo completamente libre de contenido dogmático y con un fuerte énfasis en darle al amor cristiano una aplicación social".  Su opinión política también tuvo repercusiones. Fyodor opinaba que tanto la oligarquía como la democracia, eran sistemas errados. Respecto a Francia, por ejemplo, escribió:
"Los oligarcas  sólo están preocupados por los intereses de los ricos; los demócratas, sólo por los intereses de los pobres, pero de los intereses de la sociedad, del interés de todos y el futuro de Francia como un conjunto — nadie allí se interesa por esas cosas" [Lantz 2004, pp. 323-27]
Después de su exhilio en Siberia, Dostoyevsky expresó su rechazo al ateísmo socialista, a la destrucción de las instituciones y, por sus creencias pacifistas, reprobaba cualquier método de violencia. En Los hermanos Karamazov, por medio del personaje de Shatov, escribiría que la versión marxista del "socialismo es atea — está proclamado en su primerísima declaración que dirige la organización que no presupone a Dios..."

Sin embargo, había surgido cierta curiosidad por el socialismo cristiano, (opuesto al socialismo marxista, e inspirado en los ejemplos de los evangelios y el cristianismo primitivo). De éste, Fiódor escribió un artículo completo llamado “Socialismo y Cristianismo”, en 1864. En dicho artículo, Dostoievski afirmaba que la sociedad se estaba degradado por moverse hacia un liberalismo que perdía la fe en DiosSu opinión sobre la Europa occidental de la época era que se debía recuperar el concepto original del cristianismo. El descontento del escritor ruso era que
"[Europa ha] rechazado la única fórmula para la salvación que viene de Dios y que había sido proclamada por la revelación: 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo'; y la ha reemplazado por conclusiones como, "Chacun pour Soi et Dieu vierta tous' ["Cada uno para sí mismo, y Dios para todos'], o eslogans científicos como "la lucha por la supervivencia" (Lantz 2004, pp 183-89)
El mismo año, 1864, Dostoievski escribió "Memorias del subsuelo"  y en 1869, "El idiota". Éste último libro estaba centrado en trabajar en torno a una pregunta "con la que había estado atormentado, consciente o inconscientemente, toda mi vida. Esto es, la existencia de Dios", según escribió en una carta a A. N. MaikovLa cuestión es manifestada en los personajes de la novela escrita. 

La regeneración de la fe de Dostoievski se hacía evidente en sus trabajos y novelas escritas después de su exhilio. Aunque no había dejado de rechazar la hipocresía religiosa de los cleros, Fyodor se había tornado un crítico del nihilismo, del racionalismo y del movimiento socialista de su época. Parte de esto se muestra en su novela anti-nihilista "El poseído". Un gran número de sus libros se escriben desde una perspectiva evidentemente cristiana, que en su trama exploran las dudas religiosas e interrogantes que generalmente se objetan ante el cristianismo, pero a la vez las yuxtaponen con argumentos a favor de la fe, en los diálogos entre creyentes e incrédulos. 



En su última obra, Fyodor le da la razón y apremia con un buen final a los "chicos buenos" de la fe, mientras que los dudosos o "chicos malos", aferrados por su escepticismo, terminan desesperanzados, arrogantes y confundidos. En Los Hermanos Karamazov, Alyosha, Mitia, y Kolya  terminan siendo todos creyentes que evocan compasión, mientras que el siniestro incrédulo Pavel Smerdyakov comete suicidio, un acto de la rebelión contra Dios. La hipocresía religiosa es criticada también, usando el personaje de Rakitin, un monje religioso, caracterizado como un verdadero traidor y enemigo de Dios, un Judas escéptico y pesimista que atormentado por su consciencia, termina en realidad rechazando los designios de Dios. Kirillov y Nikolai en "Los demonios" también se quitan la vida, y son también los personajes más reprobables del libro. En escencia, Dostoievski distintivamente personifica a sus héroes con una fuerte fe en Dios, y a sus villanos con un ateísmo (o un socialismo marxista), llegando a la conclusión que desea expresar.

Está claro que su opinión definitiva se ubica en una fuerte convicción de la presencia de Dios en el mundo, aunque también en un rechazo a la maldad del mundo, y una firme seguridad en la veracidad de Jesús, como lo expresó diciendo:
“Ama toda la creación de Dios, cada grano completo de arena de ella. Ama cada hoja, cada rayo de la luz de Dios. Ama los animales, ama a las plantas, ama todo. Si amas todo, perseverarás en el misterio divino de las cosas. Una vez que lo percibas, comenzarás a comprender mejor cada día, y al final vendrás a amar el mundo entero con un amor que todo lo abarca.” Fyodor Dostoyevsky, The Brothers Karamazov (1880)
Declaro que acepto que Dios es puro y simple. . . Yo acepto a Dios, no sólo voluntariamente, sino que además también acepto su sabiduría y su propósito. . . yo creo en el orden, en el significado de la vida , yo creo en la armonía eterna, en la que se supone que todos nos uniremos, creo en la Palabra por la cuál el universo anhela, y que Él mismo era "con Dios", quien Él mismo es Dios, y así sucesivamente y así sucesivamente, hasta el infinito . . .   ― Fyodor Dostoyevsky, "Los hermanos Karamazov" (1880) 
Nótese: Dostoyevsky hizo una alusión al Evangelio de Juan, Capítulo 1 en donde está escrito: "En el principio ya era la Palabra, y Aquél que es la Palabra era con el Dios, y la Palabra era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron."
Para Fyodor, la Rusia ideal era una Rusia en la que todos fueran cristianos:
"Convencer a la gente de admitir que un cristianismo ideal puro no es una abstracción, sino una realidad vívida, posiblemente cerca y a la mano, y que el Cristianismo es el único refugio que la tierra rusa tiene de todas sus maldades." ― Fyodor Dostoyevsky, (F. Zosima.)  "Los hermanos Karamazov" (1880), citado en Alexander Boyce Gibson, The religion of Dostoevsky, 1974, Westminster Press, p. 169; también en Miriam Taylor Šajković (1962), F.M. Dostoevsky: his image of manUniversity of Pennsylvania Press, p. 92.
"Incluso aquellos que han renunciado al Cristianismo y lo han atacado, en su más profundo ser aun siguen teniendo el ideal cristiano, porque hasta en este mismo momento, ni su astucia ni el ardor de sus corazones ha sido capaz de crear un ideal más alto del hombre  y de la virtud que el ideal dado por Cristo."   ― Fyodor Dostoyevsky, "Los hermanos Karamazov" (1880) 
"Si todos fueran cristianos activamente, ni un sólo problema sucedería... si todos fueran cristianos, resolverían todo" (Lantz, Kenneth A. (2004). The Dostoevsky Encyclopedia. Greenwood Publishing Group. pp. 323–27 ISBN 978-0-313-30384-5.) 
Fyodor expresó el rechazo que recibió por parte de sus connacionales por abogar por la doctrina de Cristo:
"La gente aquí está tratando con todas sus fuerzas de borrarme de la faz de la tierra por el hecho de que predico a Dios y las raíces nacionales".  (Lowe, p. 302)
Y habló de la oración: 
"He orado frecuentemente y repetidamente arrodillado para tener un corazón puro, y para tener un estilo puro, sin pecado, calmado,desapasionado".  (Lowe, 1991, p. 290)
[El hecho de] "Que Dios, sin embargo, admita el acceso de Sí mismo y la intimidad con Sí mismo no es una mera cuestión común; es una gracia más allá de nuestra mera facultad de aprender, una paradoja prodigiosa"  (Sandoz, p. 59) 
Aunque no tuvo la oportunidad de completarlo, Fiódor también expresó en su diario de 1877 su deseo de escribir un libro sobre Jesucristo, a quien admiraba por sobre todas las cosas, y de quien escribió:
"Todos los escritores, no sólo nosotros sino también los extranjeros, que han buscado representar la Belleza Absoluta, han sido desiguales en la tarea, por que es una infinitamente difícil. La belleza es el ideal, pero los ideales, con nosotros como en la Europa civilizada, se han estado vacilando. Hay en el mundo solamente una figura de belleza absoluta: Cristo. Esa figura infinitamente amorosa, es como algo natural, una infinita maravilla."
Fyodor Dostoyevsky, en una carta a su sobrina Sofia Alexandrovna; Geneva, 1 de enero, 1868.  Fyodor Dostoevsky, traducción al inglés por Ethel Golburn Mayne (1879),  Letters of Fyodor Michailovitch Dostoyevsky to His Family and Friends, Dostoevsky's Letters XXXIX,  p. 136. Ver también  W. Sykes (2007), The Canterbury book of spiritual quotations, Hymns Ancient and Modern Ltd, p. 30.
 Esta creencia fue retomada en su último libro:
"Solo hay un rostro en el mundo entero que es absolutamente hermoso: el rostro de cristo. . . la personificación divina es la epifanía del Único Hermoso" (Los hermanos Karamazov, Cap. IV, 1) 
Entre sus últimas palabras, Dostoievski citó un versículo de los Evangelios (Mateo 3:14–15), en el que está escrito:
"Juan lo resistía mucho, diciendo: 'Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?' Pero respondiendo Jesús, le dijo: Deja que sea así por ahora; porque así nos conviene que cumplamos toda justicia".
Y al terminar de citar, Dostoyevsky expresó: 
 "Escucha ahora — permítelo. ¡No me lo impidas!" (Kjetsaa 1989, pp. 371-2).
No está claro cuántas personas asistieron a su funeral. Mientras algunos aseguran que hubo una asistencia de entre 40,000 y 50,000 personas, otro reportaje asegura que más de 100,000 personas estuvieron presentes. 

En su lápida está inscrito un versículo del Nuevo Testamento, (Juan 12:24en el cual Jesús dijo:
"De cierto, de cierto os digo: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. (Véase Frank 2003, pp. 707-50. & Kjetsaa 1989, pp. 373-375).
Quizá ninguna frase pueda encerrar mejor la relación entre su fe y su existencia terrenal que aquella escrita en su último libro:
"Cree hasta el final, aún si todos los hombres se apartaran y dejaran y tú fueras el único que queda, trae tu ofrenda incluso entonces y alaba a Dios en tu soledad." ― Fyodor Dostoyevsky, The Brothers Karamazov

Bibliografía

9 comentarios:

  1. Me ha parecido una maravilla. Precioso para cualquier enamorado de Cristo. Una síntesis, muy bien hecha. Buscaba una frase concreta de Dostoyevsjy y me encuentro con tantos fragmentos tan sugestivos y sugerentes.Muchas gracias y un saludo.
    Teresa

    ResponderEliminar
  2. ¡Wow!
    Leí Crimen y castigo hace tiempo (antes de convertirme) y no sabia que Dostoyevsky era cristiano, y de repente leyendo me encuentro con este articulo. He quedado impresionada, gracias por el aporte, muy pocas veces me encuentro con sitios como este, siempre es bueno saber de guerreros de Dios.
    Me voy con esta frase: "Cree hasta el final" C:

    ResponderEliminar
  3. ¡Wow!
    Leí Crimen y castigo hace tiempo (antes de convertirme) y no sabia que Dostoyevsky era cristiano, y de repente leyendo me encuentro con este articulo. He quedado impresionada, gracias por el aporte, muy pocas veces me encuentro con sitios como este, siempre es bueno saber de guerreros de Dios.
    Me voy con esta frase: "Cree hasta el final" C:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dostoyevsky en el transcurso de su vida, pero sobretodo en el exilio tuvo la oportunidad de reflexionar, meditar en los evangelios que pudo leer, y realmente confirmar que Jesus es nuestro salvador.
      Pero ahora te pregunto a ti quién envio a Jesus, y porque se le dice el Cristo, y quien lo resucito cuando esté muere.Meditemos y busquemos las respuestas igual que Dostoyevsky. Saludos

      Eliminar
  4. "Cree hasta el fina"l. Esta frase es genial.

    ResponderEliminar
  5. Me motiva bastante estos articulos gracias por todo

    ResponderEliminar
  6. Increíble saber que hubieron personas tan grandes pero con un corazón de cristo, es hermoso conocer de gigantes y guerreros de cristo

    ResponderEliminar
  7. Dios es amor , su paz es infinita e inigualable y por sobre todo siempre nos perdona de nuestras malas acciones , cristo dejo huella en este hombre , un grande y valiente Dostoyevsky.

    ¡Jesús es nuestro mejor amigo !

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Barra de Videos